sábado, 14 de mayo de 2011

Cosmogonía de los esquimales Primera parte


Cosmogonía de los esquimales

Primera parte

I

Origen de los esquimales


Los esquimales, pobladores  de la región ártica de América del Norte en las costas de Alaska, islas Aleutianas, costa norte de Canadá, archipiélago Ártico, costas oriental y noroccidental de Groenlandia y costas del norte de Siberia, tienen un origen muy discutido. Sus rasgos mongoloides indicarían su origen asiático, pero, si bien son de complexión fuerte, de cara ancha, aplanada y algunos grupos presentan el característico plegue mongólico, generalmente son dolicocéfalos .

F 1 Retrato de un esquimal 

Se afirma que hace por lo menos cuatro mil años o más los esquimales cruzaron el estrecho de Bering desde las tierras frías de Siberia, se adentraron en Alaska y de allí pasaron a Groenlandia y Canadá.

F 2 Estrecho de Bering

Corrobora esta teoría el hecho de que el perro esquimal procede del noroeste de Asia y se adaptó perfectamente a las rigurosas condiciones de la zona circumpolar. 




F 3 Perro esquimal


Hay quienes piensan que los esquimales son de origen europeo porque su cultura coincidiría con algunas europeas de la última etapa del paleolítico, unos 10.000 años a.C. También, algún investigador sostiene la creencia de que se trata de una raza propiamente americana distinta, mezclada con los mongoles. Se ha señalado como centro de dispersión de las tribus actuales, el interior de Alaska o los territorios cercanos a la bahía de Hudson. Según la primera hipótesis, la invasión de los indígenas norteamericanos les obligó a dirigirse más hacia el norte y establecerse a lo largo de la costa ártica.                           
Según Franz Boas, antropólogo alemán, nacido en 1858 y fallecido en 1948, los esquimales del territorio central representarían el grupo más puro a partir del cual se ramificaron. Para Boas posiblemente siguieron a los bueyes almizcleros, dispersándose desde el sur hacia el este, oeste y el norte, usando sus pieles para confeccionarse ropajes de invierno. Así llegaron a instalarse en la costa este de Groenlandia y en el siglo XVI habrían llegado a la costa oeste. Cuando arribaron a Alaska se encontraron con los mongoles y de allí podrían haber pasado a Siberia. Otros investigadores estiman que proceden de las amplias llanuras de Mongolia y que componen el último grupo de la emigración que se inició hace veinte mil años, cuando las primeras tribus mongoles cruzaron el estrecho de Bering, utilizando, posiblemente un puente de hielo que se mantuvo miles de años.

       

F 4 Descendiente de las
                           primeras tribus mongoles

Los esquimales orientales y occidentales, después de siglos de contactos con los elementos europeos, indígenas norteamericanos y asiáticos, fueron modificando su primitiva cultura, mientras que los del centro, aislados durante más
tiempo, habían permanecido bastante puros.






II
La colonización




Durante el siglo XVIII, los esquimales del sur de Groenlandia fueron los primeros en ser convertidos al cristianismo. Después, en base a la tesonera labor de misioneros de todo el mundo, los demás han seguido la misma senda olvidando parcialmente su antigua religión y sus ancestrales conceptos cosmogónicos.

Nunca tuvieron los esquimales interés en crear una nación, salvo algunos en el sur de Alaska.
Lo que les interesaba era formar una familia independiente, tener perros para transportarse,  cazar, construir su vivienda y fabricar su ropa y sus utensilios.



F 5 Anciana junto a su perro preferido

No reconocían ninguna autoridad, salvo la de los chamanes en el plano religioso y recibían a sus iguales en sus zonas de influencia como uno más de la familia.

El primer hombre blanco que se puso en contacto con los esquimales fue Piteas, por el año 325 a.C. En realidad los griegos no se interesaban por el Polo Norte sino por las Islas Británicas para lograr rutas comerciales a efectos de asegurarse la obtención de estaño y ámbar.
 
 
 
 

F 6 El Polo Norte

Piteas, Geógrafo y Astrónomo, burló la vigilancia de los cartagineses, enfiló su barca hacia la ruta del norte y llegó a las actuales Islas Británicas. Exploró las costas de Europa y se dice que posiblemente cruzó el Círculo Polar Ártico. Los griegos consideraban a Noruega “el fin de mundo” y Piteas les aseguró que había ido más allá porque contempló el helado Océano Ártico y vio por primera vez el Sol de Medianoche, la aurora boreal y unos seres humanos extraños y amistosos que vivían en aquellas zonas.
      

F 7 Unos seres humano extraños y amistosos



En octubre de este año, en la revista Canopus, les comenté acerca de la presencia de Vikingos en Groenlandia y como fue Erik el Rojo, en el verano de 985, el fundador de Groenlandia. Su hijo Leif llegó hasta las costas nortes de América. Se supone que un grupo de monjes emigrantes rebeldes se había establecido ya en dichas costas, nadie sabe como pudieron llegar hasta allí. El vikingo Ottar dobló el cabo Norte y se dirigió hacia el este, siendo el primer viajero que llegó al Océano Ártico. En 1553 un grupo de comerciantes ingleses montaron una expedición con tres barcos comandados por el capitán Hugh Willoughby  buscando las tierras de Oriente intentando hallar un paso por el nordeste. Recorrieron las costas de Noruega siguiendo el camino elegido por Ottar pero no tuvieron suerte. Dos de los barcos anclados frente a la costa de una península rusa del norte no pudieron resistir las inclemencias del invierno y perecieron todos sus hombres. El tercero logró refugiarse en un puerto ruso del mar Báltico y nadie tuvo el valor de volver. Entre los años 1576 y 1578 el inglés Martín Frobischer intentó hallar un paso por el noroeste. Desde la costa de Groenlandia se adentró en la ahora bahía que lleva su nombre cruzando el Círculo Polar Ártico, pero no pudo avanzar más. Otro inglés, John Davis, siguió en 1587 ese camino y luego giró hacia el norte y rodeó Groenlandia adentrándose en la bahía de Baffin. No encontró el soñado pasaje del noroeste pero regresó con mucha información sobre la zona ártica y fue el primer hombre que convivió un tiempo con los esquimales, para desgracia de éstos.
En 1596 el holandés William Barents navegó por la ruta conocida en torno a Noruega y llegó al ahora Mar de Barents; a 950 kilómetros del Polo Norte quedó su barco atrapado por el hielo. Los navegantes se instalaron en la isla de Novaya Zemliya, levantaron una construcción y tuvieron que esperar pacientemente a que mejorara el clima. Evidentemente el nombre de la isla es una invitación a que uno no vaya. En la primavera se trasladaron a la península de Kola, en el extremo oeste de la Rusia ártica. Fue un viaje de aproximadamente 2.600 kilómetros, en el camino Barents falleció de escorbuto. Los ingleses no se conformaban que no existiera un paso por el noroeste. Henry Hudson lo intentó por cuatro veces entre 1607 y 1611 y nones, tanto es así que en el último viaje desaparecieron él y toda su tripulación. William Baffin, por el año 1615, estuvo investigando la costa occidental de Groenlandia mas tampoco tuvo suerte.
El zar Pedro el Grande contrató al capitán danés Vitus Bering para que intentara descubrir el esquivo paso. Bering recorrió 8.000 kilómetros a través de Siberia del norte, llegó al Océano Ártico y en la ciudad de Okhotsk construyó barcos y navegó por los alrededores de la península de Kamchatka. Giró hacia el norte y descubrió un estrecho que separaba el este del oeste y se topó con el helado Océano Ártico sin llegar a Norteamérica. Repitió el viaje, dejó atrás el estrecho, ahora llamado Bering, y desembarcó en Alaska. En 1725 muere Pedro I y las expediciones se detuvieron. Recién el 5 de abril de 1732, Iván Fiódorov, Mijaíl Gvózdev y Kondrati Moshkov a bordo del navío San Gabriel, arribaron a las costas de Alaska, que cartografiaron antes de volver de regreso. El siguiente contacto con las costas americanas fue en 1741, durante la segunda expedición a Kamchatka de la Armada Rusa dirigida por el danés Vitus Bering. .


F 8 Vitus Bering

Cuando retornaban Bering y parte de su tripulación fallecieron, las pieles de nutria que vestían los sobrevivientes al regresar en 1742 llamaron poderosamente la atención como para ser consideradas las pieles más finas del mundo. Dichas pieles habían sido canjeadas a los esquimales por cuchillos de metal, recipientes y “agua de fuego”.
El interés de Rusia en el comercio de pieles, una de sus principales exportaciones desde el siglo XV hasta el XIX, no llevó al envío de nuevas expediciones oficiales, pero si a permitir pequeñas expediciones comerciales de tratantes peleteros y cazadores, que empezaron la depredación en el mismo 1743. Nunca fueron ocupados plenamente tales territorios, sino que se buscó su control por medio del establecimiento de factorías comerciales, enfocadas preferentemente al comercio peletero. Las pieles de nutrias eran las más preferidas, aún no se había puesto la moda de las de zorro plateado, que luego causó furor entre las señoras norteamericanas y europeas, que orgullosas lucieron bufandas de piel, estolas de zorro ártico plateado.
           
F 9 Zorro ártico plateado

También los comerciantes adquirían de los esquimales,que los cazaban con trampas, zorros árticos de pelo grisáceo azulado, visones siberianos y armiños originarios de las zonas montañosas de Asia.
F 10 Un ejemplar de armiño


Les hacían cazar morsas para adquirir el marfil de sus colmillos, y a los peligrosos osos polares, los reyes del hielo. 



F 11 Un oso polar, amo del Ártico


Durante las décadas siguientes se produjeron diversas incursiones por parte de rusos, autorizadas por la zarina Catalina II, que explotando a las poblaciones esquimales y aleutas, se introdujeron en el comercio de pieles al por menor, con asentamientos temporales.
El primer asentamiento estable fue debido a Grigori Ivánovich Shélijov y su socio Iván Gólikov. Arribaron en 1784 a la bahía de los Tres Santos, en la Isla Kodiak, con dos barcos.
Ante la resistencia de los aleutas, Shelijov desencadenó una campaña de terror y exterminio de los mismos y los pacíficos esquimales, que le permitió dominar las islas. Una vez establecida su autoridad, procedió a fundar la primera colonia rusa en la bahía de los Tres Santos. En 1790 Shélijov volvió a Rusia para asegurarse una carta de monopolio de la caza, dejando como encargado a Alexander Baranov, quien trasladó la colonia a un lugar mejor para cazar. El siguiente paso fue la creación semi-oficial de la Compañía Ruso-Americana, en 1799 garantizada por el zar Pablo I, al que había comprado los derechos de explotación con el propósito de cazar y comercializar pieles de nutria marina, renos polares, bueyes almizcleros y morsas. La extensión territorial de la América Rusa en 1867 era de 1.518.800 kilómetros cuadrados, el 88,37% del territorio del Estado de Alaska actual.
Al ser una Colonia de explotación y no de poblamiento, la ocupación del territorio se estructuró por medio de factorías comerciales, que se erigían, mantenían y abandonaban en función de la situación. En 1867, los puestos eran 23. La población del territorio colonial rondó los 60.000 habitantes: 2.500 rusos y mestizos, 8.000 aleutas, 50.000 esquimales y nativo americanos  no sujetos al gobierno directo de la Compañía Ruso-Americana.
En 1851 empleados de la Compañía Ruso-Americana habían descubierto petróleo y en 1857 empezó la explotación carbonera, e incluso en 1861 se descubrió oro. Pero tenía problemas con la competencia más eficiente de la Compañía de la Bahía de Hudson en el comercio peletero, que entre otras novedades comenzó a usar renos para tirar de los trineos  y de los balleneros estadounidenses.







F 12 Trineos tirados por renos

El Zar Alejandro II, como consecuencia de la Guerra de Crimea, quería revocar la Carta de Monopolio de la Compañía. Además, Rusia estaba enfrentada a Gran Bretaña en diferentes puntos, Oriente, los Balcanes, Asia Central y otros territorios. Por otra parte temía que sus colonias americanas, indefendibles de hecho, cayeran en manos de Gran Bretaña, amén que la explotación ya no rendía como antes. En 1859 Rusia ofreció vender Alaska a los Estados Unidos, pero la situación interna no era la propicia. En marzo de 1867, el zar Alejandro II, renovó la oferta, el Senado estadounidense aprobó el Tratado de Cesión y el 28 de mayo el Presidente, Andrew Johnson, ratificó el Tratado de Compra el 14 de abril de 1868.

No sólo fue en Alaska, hombres blancos se adentraron en Groenlandia, Canadá y la región polar deseosos de gloria, de aventura, por recompensa económica, en busca de estaño, oro, plata, pechblenda, ámbar, pieles, pesca y para efectuar además investigaciones científicas.
Preocupados por la afluencia de mineros estadounidenses, lo que incrementó el comercio de alcohol, riñas y asesinatos, el gobierno canadiense envió al inspector Charles Constantine a realizar un informe del estado del Yukón. En el territorio de Yukón, noroeste de Canadá, y al este de la frontera con Alaska, se encuentra el Paso Chilkoot, que une Alaska con Canadá y por allí ingresaban los buscadores de oro.


F 13 Mineros atravesando el Paso Chilkoot


Constantine pronosticó acertadamente una fiebre del oro en Klondike y recomendó enviar urgentemente una fuerza armada para asegurar la soberanía canadiense y recolectar los impuestos. Volvería al año siguiente con un grupo de 20 hombres que luego fue acrecentado. Así nació la policía montada, los luego famosos “chaquetas rojas” Su ejercicio durante la fiebre del oro fue notable pese a que los buscadores de oro y de pieles finas abundaban por doquier.


F 14 Fiebre del oro, marzo de 1898





El río Mackenzie es un largo río de Canadá, que se origina en el Gran Lago del Esclavo en los
Territorios del Noroeste y fluye hacia el norte hasta desaguar en el océano Ártico. Es el río más largo de Canadá, con 1.738 Km. El sistema del río Mackenzie incluye varios ríos importantes y tres grandes lagos canadienses El valle del Mackenzie, situado entre los montes Mackenzie y el escudo Canadiense es una región escasamente poblada y de gran riqueza natural. Abundaron en aquellas épocas los aventureros, mineros, truhanes, cazadores de pieles, prostitutas y pescadores. Éstos últimos continúan hasta el día de hoy porque hay buena pesca en sus lagos. Incluso madereros invadieron  la zona de este río que hasta el presente es territorio de esquimales, cazadores de pieles y de explotación maderera.


Los mineros eran contratados para obtener pieles en el territorio del Yukón, además de cadmio, plomo, oro, plata y yacimientos de pechblenda en minas de fosfatos, conocida desde 1727, cerca del Gran Lago del Oso y de uranio en torno al lago de Athabasca. Entonces se comenzó a usar la pechblenda, al que los mineros llamaban piedra inflamable, para pinturas luminosas, como cosmético y otros fines. No se sabía que tenía propiedades radioactivas.
La uraninita es un mineral radiactivo del grupo de los óxidos según la clasificación de Strunz, rico en uranio, siendo la principal ENA de este elemento. Su composición química es mayormente dióxido de uranio pero también contiene trióxido de uranio, óxido de plomo, torio y tierras raras. La pechblenda es una variedad masiva y probablemente impura de uraninita.
Se halló por primera vez en el siglo XV en las minas de plata de las montañas Erzgebirge, Alemania.  M.Klaproth descubrió el elemento uranio en 1789 a partir de la pechblenda encontrada en el depósito de Johanngeorgenstadt, Alemania. Todos los minerales de uranitita contienen pequeñas cantidades de radio como producto de la desintegración radiactiva del uranio; de hecho, Marie Curie descubrió el radio y el polonio a partir de pechblenda. En el Gran Lago del Oso en los Territorios del Noroeste del Canadá se halló, no hace muchos años, una  importante mina de pechblenda, donde se encuentra en grandes cantidades asociada con plata, y algunas de las menas más puras en uranio se hallan en el Lago Athabasca al norte de Saskatchewan.

El  contacto, a partir del siglo XVIII, de los esquimales con la civilización europea fue funesto, pues los mineros, cazadores y balleneros introdujeron el alcoholismo, enfermedades desconocidas por éstos, como la sífilis y la viruela, entre otras, que hizo estragos en estos pueblos. Las viejas costumbres se fueron perdiendo, para bien y para mal.
Esto, unido a la poca fecundidad de sus mujeres y a la crecida mortalidad infantil, hizo descender extraordinariamente su número durante el siglo XIX y principios del XX. Hoy se agrupan algunos en Groenlandia, menos en Alaska, Canadá y Siberia, en donde han sido casi extinguidos. Algo parecido aconteció con los demás grupos indígenas de la zona circumpolar.






F 15 Mapa circumpolar mostrando la distribución de los grupos indígenas



III

Historia y hábitat de los esquimales

Los esquimales ya eran conocidos en Europa siglos antes de que Colón llegara al Nuevo
Mundo. Los vikingos desembarcaron en Groenlandia al principio del siglo IX d. C. y para el final de ese siglo ya habían  establecido asentamientos permanentes que duraron hasta el siglo XV. Al estar Groenlandia habitada por esquimales antes de la llegada de los vikingos el conocimiento del esquimal gradualmente se introdujo en Europa por medio de los viajeros y los testimonios de sus artesanías.
                 
Los esquimales, habitantes de la región circumpolar, pueblan diferentes zonas de Asia, Europa y América; Siberia, Alaska, Canadá y  Groenlandia, fundamentalmente. Hay dos grupos principales de culturas  esquimales, la Inuit y la Yupik. Además un tercer grupo, los Unangam, está relacionado con los dialectos y las culturas esquimales de la lengua de Yupik de Alaska y Siberia del este y han desarrollado la cultura esquimal.
La rama de la lengua del Inuit, esquimales polares del noroeste de Groenlandia, llegó a ser distinta debido a varios cientos de años separados de los otros grupos que poblaron Alaska norteña, Canadá, Groenlandia del este y la costa de Siberia.
Las culturas esquimales completamente desarrolladas, según algunos estudiosos, se remontan a 5.000 años. Aparecen en Alaska y Groenlandia usando tecnologías arcaicas de pequeñas herramientas, aunque sabían construir un refugio contra las inclemencias del riguroso clima, el iglú. Habían emigrado, como vimos, probablemente a Alaska de Siberia por lo menos 2 a 3 mil años antes aunque puede ser que hayan estado en Alaska desde 10 a 12 mil años o más, lo que contradice la aseveración de que es una cultura de 5.000 años de antigüedad. Se han hallados objetos similares a los de los esquimales en Siberia. Se piensa que los Mongoles de China, los esquimales y coreanos tuvieron antepasados comunes en el norte de Asia.
Los dos grupos principales de esquimales son el Inuit del norte de Alaska y noroeste de Groenlandia y el Yupik, con cuatro dialectos distintos, siendo también  originarios de Alaska, llegando desde allí a Canadá. Se extendieron por Alaska occidental, centro sur de Alaska, a lo largo del golfo de la costa de Alaska y en el extremo oriental ruso.
La familia idiomática del esquimal aleutiano incluye dos ramas,  la Unangam o Aleutiana y la rama esquimal. La subfamilia esquimal consiste en el Inuit y los subgrupos de Yupik.
Pese a las diferencias étnicas y culturales entre la gente de Yupik y del Inuit se engloban ambos grupos como esquimales, “comedores de carne cruda”, aunque hay lingüistas que  afirman la traducción es incorrecta.

La riqueza cosmogónica de los esquimales pertenece a la leyenda y el mito, su historia ha prácticamente desaparecido. Su antiguo particular tipo de vida, sobreviviendo a la dureza y hostilidad  de las regiones árticas, la existencia de pequeños grupos nómadas y cazadores que se desplazaban solitarios por las grandes llanuras de hielo y nieve, luchando contra el clima inhóspito, cazando, amando y temiendo a los terribles espíritus de la naturaleza, sobre todo a Sedna, prácticamente no existe más.
Actualmente están parcialmente integrados a la civilización occidental, pero en casi todos persiste su misticismo y aún en muchas de las prácticas de su vida diaria, subsisten sus creencias ancestrales aunque ya no vivan en iglúes.

 

F 16 Esquimales actuales al norte de Groenlandia

El nombre esquimal, eskimantsik, se dice, fue endilgado por los  indígenas algonquinos  wabanaki y quiere decir "comedor de carne cruda". Los algonquinos constituyen un conglomerado de cinco tribus pertenecientes a los llamados indígenas americanos. Son originarios de la península del Labrador, Canadá. Cuando los wabanaki conocieron a un grupo mongoloide que comían carne cruda de animales, focas, caribúes, osos, morsas y otros, incluyendo todo tipo de peces, fue, entonces, que nació el apodo porque dieron en llamarles esquimales, o sea comedores de carne cruda. Ellos, los esquimales, por su parte, se definen como Inuit, "hombres dueños de un lugar”. Cuando hablan de un hombre lo designan como Inik. Actualmente pueblan una zona, de aproximadamente doce mil kilómetros  y se dividen en varios grupos, uno de ellos son los Aleutes en las islas occidentales, en las islas orientales de la cadena de las Aleutianas y la península de Alaska.

Según algunos lingüistas franceses parece ser que es erróneo el concepto de la palabra esquimal como «comedores de carne cruda”
 En 1984 Ives Goddard afirmó, que fue en 1584 cuando aparece recogida por vez primera la palabra esquimal, pero con la ortografía Esquimawes y en un texto inglés. Durante el mismo período se tiene constancia de la forma Esquimaux, que pese a su aspecto, se sabe a ciencia cierta que no pudo ser de origen francés, ya que la primera mención que se hace sobre el pueblo esquimal en esta lengua data de 1611. Cuenta Birkes Smith en 1963, que cuando el Padre Pierre Biard confeccionó los informes sobre la misión jesuita en Nueva Escocia cita a los esquimales como Excomminquois o latinizada en Excomminqui, inspirada en el inglés excommunicated, es decir, «incomunicados». Su correcta denominación en francés no llega hasta 1632, cuando Samuel Champlain sitúa a los Esquimaux en un mapa que describe parte de Alaska. Émile Benveniste (1902-1976), una de las figuras más sobresalientes de la lingüística indoeuropea, escribió a propósito de esto un artículo titulado «The “Eskimo”name». Otras denominaciones de la época son Eskeimoes, Esquimos, Esquemoes,
Eskima o Eskimeaux por parte inglesa, y Esquimau (forma singular de esquimaux).

Uno de los términos más corrientes, Eskimo, es primeramente utilizado por
Richardson en1851. La cosa se complica cuando los franceses comienzan a usar indistintamente el término Esquimaux no sólo para los esquimales, sino también para los micmac y los montagnais, ambos pueblos algonquinos. Parece ser que los franceses confundieron el término “cueros en los pies”, que hacía referencia a los micmac y en algunos dialectos con esquimas y se los endilgaron a los inuit, El significado original es «calzado para la nieve hecho con redes» y se tradujo como ojibwa es.kipot‚ «que come carne cruda». En algonquino *as.k-«carne cruda» + *-po «comer») y montagnais k¯a.cik¯us.u o ka¯c.e¯kwe¯s.u, son usados exclusivamente para nombrar a los micmac. Estas dos últimas son las únicas palabras que se han utilizado para dar respuesta al origen de «esquimal», causando una confusión mayúscula. Igualmente, y dados los testimonios disponibles, la idea de que esquimal deriva de una forma proto-algonquina *¯ant-axky-m, «hablante de una tierra extranjera», es insostenible sostiene Goddard. Cabe una gran duda porque los esquimales no usaban solamente calzado hecho con redes. Ellos fabricaban (mejor dicho ellas) unas botas a las que llamaban mukluks.
Dichas botas esquimales o mukluks se originaron entre los aborígenes inuit del Ártico en
Alaska, Canadá y Groenlandia y el Ártico, y Yupik en Alaska y Rusia. Las tribus eran nómadas y los climas a través del cual viajaban necesariamente exigían la más abrigada ropa posible. Ello implica el uso de pieles de animales para protegerse del intenso frío. Se hicieron con las pieles de los osos y otros animales del Ártico, demostrado ser el mejor calzado en términos de resistencia al agua y al frío de la nieve. Con ellos el agua y la nieve no pueden penetrar en los pies. Los pocos inuits  que aún viven separados de la sociedad moderna siguen haciendo su calzado y su propia ropa, aunque con mejores recursos derivados de más oportunidades de comercio y comunicación con las culturas circundantes. Generalmente, pieles, botas, artesanías y ropas, las canjeaban con los “hombres bancos” por diversos artículos. En la figura Nº 17 vemos una pareja de esquimales felices con sus viejas nuevas armas producto de un canje.



F 17 Esta pareja cambió todas sus pieles por un arma vetusta

Volviendo a la polémica designación “esquimal”, la confusión originada durante estos siglos provocó catástrofes sociales y políticas como la acaecida en el siglo XX, durante los años 70, cuando se decidió sustituir todos los «esquimales» por «inuit». Efectivamente, en 1977 tuvo lugar la conferencia Circumpolar Inuit en Barrow, Alaska, donde se estableció que cada pueblo se denominaría de este modo atendiendo a las distintas variedades lingüísticas. Pero lo cierto es que la forma inuit se ha establecido de forma tan profunda en Canadá que hoy en día es una palabra absolutamente normal que forma parte de la vida cotidiana de todos los ciudadanos canadienses, sean o no esquimales. Alaska proviene del aleuta alaxsxa «gran tierra», al igual que Nebraska, «gran río». Por lo tanto unalaxsxan significa «el que habita en la gran tierra». Por razones obvias, un esquimal de Alaska o de Siberia prefiere esta denominación antes que la de inuit, sencillamente porque inuit no existe en su lengua, sólo yupik o alguna de sus variantes.

En la actualidad los esquimales polares, los más nórdicos, pueblos del Ártico, esquimales inuit, se hallan al noroeste de Groenlandia y en las costas de Rusia, aunque algunos sostienen que los auténticos Inuit están extinguidos o casi extinguidos. Los del mar de Bering viven en la región vecina a la desembocadura del río Yukón, en el sudoeste de Alaska. Los esquimales del oeste se extienden desde la bahía de Melville al norte hasta el cabo Farvel, al sur. Los esquimales del este de Groenlandia, alrededor del fiordo de Angmagssalik. Existen en el centro en la península de Boothia  y al sur alrededor de la bahía de Repulsa, en la península de Melville y alrededor del estrecho de Hecla, también los hay en la isla de Baffin, alrededor del estrecho del príncipe Guillermo.
Los esquimales de Asia habitan el extremo oriental de la península de Chukots, así como en la isla de San Lorenzo. Los esquimales del Pacífico están en el sur de Alaska, en la isla de Kodiak, así como en el continente vecino en esta misma región del sur de Alaska.
Los del norte de Alaska habitan las islas, otros las costas. Los del Mackenzie, en la región vecina a la desembocadura del río Mackenzie, en el noroeste del Canadá.
Hay esquimales en la parte central ártica del norte de Canadá en el oeste de la bahía de Hudson hasta el límite de los bosques de Canadá central, en las costas septentrional y occidental de la península del Labrador.
En total se estima que actualmente sobreviven setenta mil esquimales,  treinta y dos mil viven en Groenlandia, y alrededor de mil en Siberia, aproximadamente 25 mil en Alaska y cerca doce mil en Canadá.



F 18 Hábitat esquimal

 Los esquimales Thule se alimentaban de animales marinos y terrestres y reemplazaron a los
Dorset, los cuales desaparecieron en 1902, debido a enfermedades traídas de Europa en los barcos balleneros que visitaron el último asentamiento Dorset en la isla Southampton. Algunos Thule migraron hacia el sur en la Segunda expansión. Hacia el siglo XII o XIV los Thule habían ocupado el área actualmente habitada por el pueblo Inuit. En los contactos con europeos, vimos, éstos los llamaron esquimales. En Canadá se encuentran grupos inuit que descienden de los Thule, serían éstos entonces sus ancestros. Una versión afirma que llegaron por Alaska hacia el año 5.000 y a Nunavut, Canadá, en el año 1.000. Un grupo de ellos pobló Groenlandia hacia el siglo XIII. El nombre "Thule" se origina en la población Thule, al noroeste de Groenlandia, frente a Canadá, donde se encontraron los primeros restos arqueológicos de este pueblo. Los nexos entre los Thule y los Inuit son de tipo biológicos, culturales, y lingüísticos.
 



F 19 Yacimiento arqueológico Thule


Los esquimales siguen usando entre ellos la antigua lengua esquimal dividida en varios dialectos. El yupik es hablado con algunas variantes al sur de Alaska y Siberia. El más importante es el dialecto inupik, con el que se comunican los esquimales desde el oriente de Groenlandia hasta el estrecho de Norton, en Alaska y los esquimales circumpolares que son los que conservan más puras sus creencias religiosas imbuidas de elementos cosmogónico.


F 20 Ubicación de los grupos esquimales




Próximo capítulo: Medio ambiente, usos y costumbres.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal